Donde está el problema...está la solución...

Objetivos ecológicos para que sean económicos en el MM:

Lo del Mar Menor empieza a saberse por todas partes. Las cosas se van a complicar bastante, habrá que inventar algo y no conviene repetir fiascos de otros tiempos... De aquí para adelante todo va a tener que ser ecológico y no sólo por política de imagen, sino de verdad: Ya no es lo que digan "los ecologistas", está por el medio la creciente escasez de energía; que irremisiblemente repercute en los precios; y los cada vez más caros e imprevisibles caprichos que imponen el cambio climático y la problemática internacional. Hay que restaurar el territorio y hacerlo tan habitable como productivo, pero con buena estética, a bajo coste y de manera sostenible. De forma que la mucha gente; guerras aparte; pueda vivir tirando de productos locales, sin ensuciar y sin molestar: Hay recursos sobrados para ello, pero no son de aplicación fácil. Se requiere metodología, cierto nivel de conocimiento, y trabajo: mucho trabajo. Pero una vez montados los sistemas de hábitat y de producción que propone la ingeniería de ecosistemas (permacultura, rewilding y servicios ecosistémicos), el mantenimiento es próximo a cero y las rentas se van incrementando con el tiempo... No es tarea fácil por que las cosas cambian rápidamente; y más deprisa que van a cambiar en el futuro inmediato; así que va a ser necesario instalarse en un estado de permanente innovación y renovación... Desde nuestro proyecto, Ecology4Economy, llevamos décadas investigando en la línea, desde mucho antes de que registrásemos la marca... Y desde hace bastante menos venimos construyendo una red de profesionales basada en el acuerdo fundamental, con capacidad de colaboración y de trabajo en equipo... Mucha gente honesta y trabajadora que depende de "esos tres meses" para sostener el resto del año o para sanear cuentas sobre la marcha, mira con ansiedad creciente las aguas del Mar Menor.

EXPEDIENTE MAR MENOR 2017 EMPIEZA EN SUSPENSO...

Esta es nuestra área de trabajo: la cuenca del Mar Menor. Es donde podemos restaurar el ecosistema para regenerar la laguna. Para ello es necesario tener claro los datos físicos del lugar. 1.- Orografía. 2.- Geología y acuíferos subterráneos. 3.- Temperaturas y pluviosidad (termo y ombrotipo)

La agricultura "ecológica" tampoco es solución. Pero la reconversión agraria va a ser necesaria tarde o temprano ya que la crisis definitiva del petróleo no dejara opción y sin los insumos industriales la agricultura simplemente sera económicamente insostenible. Ecológicamente ya es insostenible desde hace mucho tiempo. En la cuenca del Mar Menor nos ha tocado dar el paso a otro sistema productivo en el sector primario, el tecnoecológico. Aprovechemos la coyuntura: apuntalemos el sector primario con las sólidas bases de la ecología tecnocientífica y, de paso, regeneremos el Mar Menor.

Ecology4Economy

El cambio de modelo productivo y de gestión del territorio va a ser una prioridad cuando se acabe la fuente de energía barata que hizo posible la revolución industrial a escala planetaria y con ella, la revolución verde que nos ha dado de comer en las últimas décadas. El reguero de contaminación química al que ha sido sometido el territorio con la consiguiente merma en la salud de la población y la trágica pérdida de biodiversidad sin la cual estamos condenados a la extinción... son asuntos a tratar con absoluta prioridad. El Mar Menor y su cuenca en el sureste ibérico son el máximo exponente de estos problemas: el deterioro de las aguas de esta singular laguna salada litoral sitúa al borde del colapso a un sector económico estratégico, el turismo. Por otro lado, las graves consecuencias sobre el entorno, de la actividad industrial, principalmente la agrícola, obligan a hacer la reconversión agraria de forma urgente si no se quiere perder productividad y puestos de trabajo. Pero hay que empezar a actuar ya. Este lunes 25 a las 6 de la tarde en el local de la AVV de Galifa, en Cartagena de España, expondremos nuestras propuestas para las líneas generales de actuación en la cuenca del Mar Menor. Son Vds bienvenidxs a asistir. Es hora de empezar la siguente revolución: la tecnoecológica. El Mar Menor nos lo pide.

El vecindario y la hostelería del Mar Menor van a tener graves problemas, si finalmente la laguna se convierte en un aguazal eutrófico con una atmósfera cargada de gases reductores. A la agricultura eso, al menos por efecto directo, le da igual. La agricultura aún no tiene problemas graves, pero convendría hacer un poco de prospectiva de futuro... Veamos: A estas alturas queda bien claro que las escaseces energéticas van a ir en aumento, y que nos metemos en tiempo de potencia decreciente. Por otra parte el creciente desbarajuste climático y el ya imparable calentamiento global dejan cada vez más clara su seriedad y contundencia... ¿Qué va a ser de sistemas de cultivos que se han desarrollado gracias a materias primas industriales baratas y abundantes, y en un marco climático templado, previsible y estable? Lo que hay que hacer para reducir progresivamente; por que de golpe es imposible; los aportes de nitrógeno soluble al Mar Menor, y lo que va a necesitar la agricultura para adaptarse a la que se le avecina es justo lo mismo, y se sabe en qué consiste: Está en el patrimonio técnico acumulado por el movimiento internacional de la permacultura y otras escuelas de contenido equivalente.

Antecedentes, problemática actual y soluciones de la laguna...

Permitannos que les contemos la historia del Mar Menor, en Murcia: Una laguna salina de ciento y muchos kilómetros cuadrados, separada del Mediterráneo por una estrecha manga de arena. Aquí se ha pescado desde siempre y hay un puñado de pueblos tradicionales en su ribera occidental. En los años sesenta decidieron convertir el sitio en un destino turístico de primer orden, y se han pasado. Ahora hay muchas más urbanizaciones de las que debiera, vertidos de aguas residuales que nunca se solucionan del todo y nuevas comunicaciones con el mar. Además, la laguna recibe aluviones de lodos mineros procedentes de la vecina Sierra de la Unión y, a lo que vamos, cantidades masivas de fertilizantes... Éstos proceden de una cuenca terrestre de unos 1.200 kilómetros cuadrados, dedicados en su gran mayoría a la agricultura. El resultado es que el Mar Menor está hiperfertilizado y esto, además de favorecer de forma directa al sector pesquero local, pone en equilibrio inestable la calidad de sus aguas. Durante la última década hubo proliferaciones masivas de medusas, que complican la vida a los bañistas pero, lo comío por lo servío, limpiaban el agua... Los años hidrológicos 13-14 y 14-15 fueron desastrosos por estos pagos: Apenas llovió, la salinidad de la laguna subió, las medusas no se reprodujeron bien y no pudieron hacer su trabajo. Así que desde el verano pasado el agua está verde y ya ha empezado a oler a gases reductores; a mierda, que se llama; en muchos lugares. El caso es que los vecinos y los hosteleros están de los nervios pensando en la que se viene encima para este verano, se está poniendo de moda insultar a los agricultores y todo parece indicar que se va a formar la marimorena. Y aquí estamos devanándonos los sesos para diseñar soluciones eficaces y parece que estamos llegando a conclusiones concretas: Resulta que las medusas del Mar Menor, que eran el mal menor, estaban pagadas con dinero contante y sonante que sale directamente del bolsillo de los agricultores, e indirectamente del de toda la ciudadanía que, en calidad de consumidores y contribuyentes, paga los abonos. Y ahora las algas microscópicas que amenazan con convertir la laguna en un pudridero también lo están... Bueno, pues con todas las cosas estas de permacultura, rewilding, agricultura regenerativa, diseño ecosistémico y similares, que nos llevamos entre manos, podríamos ayudar a la gente del sector a aprovechar mejor los abonos, a sacarles más renta, a desperdiciar menos, y así, poco a poco, el Mar Menor podría ir superando el empacho: Como el problema no viene de ayer, las soluciones no son para mañana, así que paciencia obliga, o debería obligar... Pero como siempre, el problema no es el problema, sino la actitud frente al problema, y por aquí a la gente le ha dado por alimentar una ilusión muy peligrosa: Hay una rambla importante que vierte a la laguna todos los años unos cinco hectómetros de agua enriquecida, y algunas otras más pequeñas que entre todas tirarán, como mucho, poco más de esa cantidad. Pero en toda la cuenca caen anualmente alrededor de trescientos sesenta hectómetros, de los cuales pongamos que un tercio se infiltra tierra abajo arrastrando nitrógeno, fósforo y todo lo demás. Y alcanza la laguna en un viaje a través de los acuíferos que podría durar más de un lustro... Bueno, pues aquí tenemos a ecologistas, movimientos ciudadanos, empresarios, profesores, técnicos y políticos, queriéndose creer que con interceptar los cinco millones de metros de la tal rambla, que tampoco es tarea fácil, asunto resuelto... ¿Cómo lo ven? Seguiremos informando...

La ingeniería de ecosistemas nos permite restaurar el territorio y aumentar la productividad del mismo llevando el terreno configurado como un ecosistema completo a su máxima potencialidad. Para ello se recurren a diversos conocimientos de la Biología, Ecología y diferentes ramas de la Ingeniería. La tecnoecología es la nueva revolución que necesitan nuestros territorios degradados por las prácticas agrícolas y ganaderas. En el caso de la cuenca del Mar Menor es de urgente aplicación para salvar el degradado ecosistema de la mayor laguna salada de Europa.

La cuestión fundamental es la tasa de eficiencia en el aprovechamiento de los nutrientes. Ésta está en íntima relación con los niveles de retención de materia orgánica en suelo y en masa vegetal. Es el mismo concepto al que ahora, para relacionarlo con el cambio climático, se suele llamar captura de carbono. Es algo familiar en permacultura y otras escuelas de diseño ecosistémico: Como en cualquier otra disciplina técnica, lo que intentamos es obtener la máxima productividad reduciendo costes, y ambas cosas se consiguen, precisamente, elevando la cantidad de biomasa en suelo y vegetación en los sistemas de cultivo: Justo lo contrario de lo que postula la agricultura industrial, que lo fía todo a materias primas que cada vez van a ir más caras... El caso es que, desde nuestra perspectiva, no se trata de reducir la productividad de la agricultura en la cuenca del Mar Menor para mejorar la calidad de sus aguas. Al contrario: Habría que incrementarla, para que todos esos abonos que escapan hacia los acuíferos y terminan en la laguna, fuesen convenientemente aprovechados. Dos conclusiones, que tomamos como hipótesis de trabajo en este asunto: Convendría llevar las estrategias para el M.M. desde las instituciones por razones de efectividad pero, de no poder ser, también existe la opción de enfocarlas como intervenciones de mercado. Y el principal problema para desarrollarlas, tanto desde las instituciones como desde el mercado, o desde ambos a la vez, son las inercias culturales del sistema agroganadero...

Árboles masivos y humedales salinos para cría de marisco curarian a la laguna salina del empacho que padece (foto superior izquierda tomada en Mar de Cristal hace 2 años). Y la cura es urgente...

Actualización

Se han dado los primeros pasos en la dirección equivocada en la laguna salada del Mar Menor, en Murcia: Hasta ahora lo único que se había hecho era decir sandeces al respecto... La laguna está en proceso avanzado de eutrofización, debido en gran parte al aporte de nitratos que le llegan a través de los acuíferos poco profundos y las ramblas de su cuenca. Es escenario de una intensa actividad turística, que ya lo va tener muy duro con el agua como está y podría desaparecer si el sistema empieza con fermentaciones anaerobias, y a tirar gases reductores de ésos que huelen tan bien... Hemos analizado la situación y entendemos que todas las soluciones pasan por una transformación progresiva pero radical en toda la cuenca, que reconstruya los suelos orgánicos, incremente la biomasa vegetal y aumente la eficiencia de cultivos y crianzas. Un cambio de modelo que lejos de perjudicar a los agricultores les beneficiaría, entre otras cosas haciéndoles menos dependientes de los insumos: A fin de cuentas el nitrógeno que escapa hacia los acuíferos es productividad pagada y perdida... Nos hemos calentado la cabeza para empezar a diseñar patrones generales de sistemas productivos innovadores, que dieran respuesta eficaz a la situación y ya tenemos algunas líneas concretas que explorar, y también hemos visto claro que, dado que el asunto viene de décadas, por muy bien y por muy deprisa que se hicieran las cosas, los resultados satisfactorios se harían esperar... No parece interesar mucho lo que planteamos: Casi todo el mundo prefiere creer que desviando una rambla por la que fluyen, a lo sumo, diez millones de metros cúbicos de los 360 que, en promedio, caen todos los años en la parte terrestre de la cuenca, bastaría... Por lo demás, lejos de intentar analizar la situación con objetividad, para encontrar soluciones eficaces, lo que se pretende parece que es buscar culpables y castigarles, para que escarmienten, o algo así... Y claro, éstos van a ser los agricultores y el sector primario en su conjunto: Es hacia donde parece que van a dirigirse las iras de los empresarios turísticos y del vecindario de las riberas del Mar Menor, y da la impresión de que la administración, o al menos parte de ella, aspira a liderar el linchamiento: La confederación del Segura ha taponado a las bravas y de sopetón las bocas de vertido de salmueras, que proceden de pequeñas instalaciones diseminadas por la cuenca. Ya hay convocada una manifestación en la que los agricultores afectados protestarán, y a la vez pedirán más agua del Tajo... Se va liar.. Y asistimos al desarrollo de los hechos como espectadores amarrados a la butaca del cine...

Y....PROPUESTA Y OBJETIVOS:
¿Qué hacer con aguas salinas cargadas de nitratos y otros nutrientes? De cajón: Producir a gran escala comida, maderas y otros materiales útiles y comercializables, en cuyo proceso de producción se necesite agua salina enriquecida en nutrientes. 
Así cubriríamos varios objetivos:
Primero. Aliviamos el empacho del MM, de modo que dentro de cinco o seis años vaya recuperando sus aguas transparentes de toda la vida.
Segundo. Generamos rentas añadidas para la economía local y comarcal, y para apoyar al sector hostelero y a los vecinos del MM mientras el problema persista.
Tercero. Equipamos al sector primario con nuevas estructuras productivas, más autónomas y eficientes, como respuesta anticipada al desabastecimiento de insumos y otros problemas previsibles para un futuro próximo..
Cuarta. Mejoramos la calidad del paisaje rural y convertimos toda la cuenca del MM, no sólo la laguna, en recurso turístico de alta calidad.
No hay que gastar dinero para solucionar lo del MM: ¡HAY QUE GANARLO! Pero para eso hacen falta planes y sobran ocurrencias.

Escribir un nuevo comentario: (Clica aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

26.09 | 19:26

Gracias. Un cordial saludo.

...
17.09 | 10:26

Me gusta

...
30.08 | 16:29

Gracias Carmen. Quedo atenta.

...
06.07 | 00:31

Hola Antonio, si efectivamente tiene que ver con la paleodieta pero desde un análisis científico basado en la bioquímica, la ecología y la antropología...

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO