noticias comentadas, artículos, política, antropología...

Lecciones de Antropología.

"En la periferia de la ciencia son construidos relatos míticos que en parte se basan en datos objetivos y en parte en los caprichos de cada cual. Lo de los bonobos tiene miga, pero amenaza a la vez con convertirse en un mito idealizado, lo que restaría magnitud y alcance a las conclusiones que pueden extraerse del asunto. Ni los bonobos ni los chimpancés comunes son pacíficos, y tampoco se puede decir de ninguno de ellos que sean matriarcales: Ambas especies viven en comunidades de varias decenas de individuos adultos. Éstas están compuestas por machos emparentados nacidos en el grupo, que jerarquizados y organizados lo dominan y dirigen, y un número similar de hembras adultas de diferentes procedencias. Las hembras jóvenes son intensamente presionadas tanto sexualmente por los machos como en el aspecto competitivo por las hembras adultas, y acaban abandonando la comunidad para integrarse en otra tras no madera durante un tiempo en soledad. En ambas especies, cada una de estas comunidades está en guerra permanente con todas las demás, situación que suele concretarse en escaramuzas pequeñas y a veces también en batallas multitudinarias. Y tanto bonobos como chimpancés incluyen proporciones variables de carne en su dieta, que aportan los machos cazando en colaboración... ¿Cuál es entonces la diferencia? Para empezar los bonobos viven exclusivamente en selvas lluviosas, donde no hay grandes fieras sociales y los árboles brindan refugio seguro. Por ello suelen ser de complexión delgada, muy ágiles y caminan a dos patas con facilidad y frecuencia. En cambio los chimpancés, que suelen ser atléticos y marchan casi siempre a cuatro patas, viven tanto en selvas cerradas como en sabanas arboladas y galerías forestales, atreviéndose incluso a recorrer praderas poco arboladas aunque sin internarse mucho en ellas. Y la otra diferencia es la sexualidad: A diferencia de los chimpancés, cuya actividad sexual está regida por los ciclos ovulares de las hembras y tiene función exclusivamente reproductiva, en bonobos las hembras se muestran sexualmente activas y atractivas con independencia del momento ovular en el que se encuentren y la actividad sexual resultante tiene más función social que reproductiva. Las prácticas sexuales son en esta especie muy complejas y variadas, incluyendo prácticamente todo lo imaginable y se dan en el contexto de la comunidad, sin que se establezcan relaciones preferentes de cierta estabilidad ni mucho menos exclusivas... De todas las modalidades porno que practican, quizás la más significativa sea el lesbianismo. Gracias a éste las hembras que; recordemos; por proceder de grupos distintos tienen gran tendencia a competir y a enfrentarse, se reconcilian fácilmente, forman coaliciones de dos, tres o más y se enfrentan así con los machos, logrando un cierto equilibrio de poderes... Las bases de nuestro comportamiento sexual son las mismas, aunque el resultado es distinto: En todos los grupos humanos conocidos la sexualidad aglutina parejas, tríos o poco más, aunque también puede haber contactos externos; más o menos estables; sobre todo de tipo lésbico y homosexual... Se puede suponer con bastante fundamento, aunque sin pruebas concluyentes al respecto, que nuestros antepasados remotos funcionaron de forma parecida a los chimpancés, hasta que en algún momento emergió un patrón de sexualidad parecido al de los bonobos; que no se observa en los gorilas; y que al implantarse éste pudo determinar la ruptura, temporal o permanente, en grupos muy pequeños dirigidos a fuerza de sexo por hembras. Así cómo la configuración de redes de contactos en los que habría de jugar un papel importante las relaciones de parentesco matrilineal... Diversos indicios encajan en esta hipotética revolución sexual, y la situarían hace alrededor de dos millones de años, cuando se produjo el salto evolutivo desde Homo habilis, de menos de metro y medio de estatura, a Homo ergaster, con casi dos metros y un cerebro masivo que le capacitaba ya para controlar el fuego y fabricar herramientas y armas sofisticadas..."

por J. Ramón Rosell Peñalver

P.D. "Por otra parte lo de Máximo Sandín viene, en el mejor de los casos, cogido por los pelos: Se limita a hacer apología del buen rollito y a resaltar el papel que sin duda ha tenido en el proceso evolutivo, aunque exagerándolo más o menos según lugares y ocasiones. En esa línea niega la validez del modelo de Darwin a fuerza de hurgar en multitud de detalles, pero sin proponer un modelo alternativo que merezca tal nombre."

Escribir un nuevo comentario: (Clica aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

30.08 | 16:29

Gracias Carmen. Quedo atenta.

...
06.07 | 00:31

Hola Antonio, si efectivamente tiene que ver con la paleodieta pero desde un análisis científico basado en la bioquímica, la ecología y la antropología...

...
05.07 | 01:41

Suena relacionado con la paleodieta.

...
24.03 | 17:15

Estaremos encantadas. Si vamos por la zona te lo haremos saber Joan ¡un saludo!

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO