Devolviendo a Europa su fauna perdida...

Érase una vez...unos cazadores exterminadores...

Hace diez mil años acabó el último período glacial y empezó el interglacial en el que ahora estamos. Por aquel tiempo, en Europa, entró en decadencia algo parecido a una sociedad industrial; vigente y dominante hasta entonces; que fue sustituida por otras estrategias de aprovisionamiento... La historia comenzó treinta mil años antes, cuando aparece el humano moderno en nuestro continente, hay quien dice que ya con arcos y flechas, propulsores de jabalinas y perros domésticos; y desaparece poco a poco el biotipo neandertaloide: El registro fósil nos habla de cacerías multitudinarias, en las que participaban cientos, o quizás miles de personas, y las piezas cobradas se contaban por centenares: Mediante estampidas controladas, conducían a los herbívoros hacia despeñaderos o corrales artificiales... Podemos imaginar muchas formas en que pudiera organizarse todo aquello y acertar, o no, por casualidad. Pero una cosa es segura: No sabían parar... Exterminaron primero a las grandes fieras competidoras: Hienas y leones. Luego sobrexplotaron las poblaciones de grandes herbívoros, exterminaron varias especies y en otras provocaron fuerte regresión. Ya debía haber problemas de abastecimiento cuando el clima empezó a cambiar: Se hizo más cálido y más humedo, y la sabana fría que había hecho posible la caza industrial empezó a reforestarse... Un factor clave fue que ya no había elefantes: Estos animales podan los árboles adultos y se comen enteros los nuevos, de forma que sabanizan los bosques, con lo que favorecen a otros muchos herbívoros. Quizás los mamuts hubieran podido adaptarse a clima cálido, pero sólo quedaban unos pocos en las costas siberianas del Ártico, donde sobrevivieron poco tiempo más... Por aquel entonces Oriente Medio estaba ya superpoblado, y empezaba extenderse la devastación agroganadera: Fue una barrera que ni los elefantes de Asia ni los de África pudieron atravesar, y la selva se adueñó de Europa forzando a la gente a obrar en consecuencia: Un nuevo estilo de vida, basado en la recolección de frutos forestales, la caza menor, el marisqueo, la pesca de arpón y anzuelo, y la pequeña comunidad, se extendió por el continente. Pero no todo el mundo se subió al carro de la innovación: Hubo quienes, a falta de grandes manadas de équidos y rumiantes, aplicaron las viejas técnicas de la caza industrial a grandes peces migradores, focas y cetáceos. Otros, aún más tradicionalistas, siguieron en lo "de toda la vida'", pero confinados en los pocos sitios donde tal cosa era posible: Prados alpinos, grandes marismas, zonas semiáridas y secas del sur, tundras y turberas del norte, y las praderas y estepas del este... Casi todo ha cambiado desde entonces, pero el decrecimiento inevitable de la potencia nos vuelve a poner en situación de elegir entre tres caminos: Conservar a ultranza, conservar readaptando o lanzarse a la aventura de la innovación. Los dos últimos podrían considerarse complementarios...

J. Ramón Rosell

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

26.09 | 19:26

Gracias. Un cordial saludo.

...
17.09 | 10:26

Me gusta

...
30.08 | 16:29

Gracias Carmen. Quedo atenta.

...
06.07 | 00:31

Hola Antonio, si efectivamente tiene que ver con la paleodieta pero desde un análisis científico basado en la bioquímica, la ecología y la antropología...

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO