SIN PETRÓLEO

No hay margen de maniobra...

Con la que está cayendo, y con la que se avecina, bien haríamos en distinguir lo que es producción básica de las derivaciones secundarias y terciarias en las que invertimos, con mayor o menor acierto, la tal producción básica... Para empezar, lo único que queda meridianamente claro es que la fotosíntesis es productiva, y lo es tanto más cuanto menos dependiente sea de actividades humanas: Los bosques, las sabanas y los caladeros de pesca son productividad neta, o casi: Sólo hay que descontar los costes de extracción y los deterioros implicados por la misma que, dicho sea de paso, se pueden dosificar e incluso gobernar para programar resultados... Las cosas no están tan claras cuando hablamos de la fotosíntesis en el marco del sistema agroganadero; tanto preindustrial como industrial; por que impactos y costes se disparan y en la mayoría de los casos se salen de órbita... Podríamos considerar que la mineria, la captación y transformación de energía y la industria más básica son productivas. Pero con las mismas condicionantes: Impactos y costes... Bien, pues dicho esto sépase: Sanidad, educación, justicia, investigación, hostelería, turismo... Y defensa... no son sectores productivos: Pueden ser necesarios, imprescindibles, estratégicos... E incluso, si son bien gestionados, bucles fundamentales de retroalimentación productiva. Pero no son productivos por sí mismos, y esto no se puede olvidar ni un solo momento si estamos por que esto rule de la mejor manera posible... Julio Rodríguez, general retirado de aviación, exjefe del estado mayor de la defensa y candidato a diputado en las listas de Unidos Podemos, ha hablado de estas cuestiones sin sentar dogma, y en términos de alta sensatez y racionalidad. Y ha suscitado la inevitable cascada de aspavientos... Estamos en precampaña y se comprende que la rivalidad más directa haga ejercicios de tripodología felina dignos de mejor causa, pero eso no altera sustancialmente el fondo de la cuestión: Pese a quien pese, debe quedar claro que son las necesidades de la defensa nacional lo que ha de condicionar la fabricación de armamento. Así como, en su caso, el suministro a aliados estratégicos cuya veneración por la democracia, los intereses de la gente y los derechos humanos quede fuera de toda duda... La producción de medios de defensa no debería ser en ningún caso motor decisivo de economías locales, por que en tal caso quizás hubiera que producir armamento sólo para mantenerlas funcionando, aunque desde una estricta perspectiva, técnicamente militar, no tuviese sentido y, al final, las armas en cuestión acabasen en manos de ni se sabe qué piratas y bandidos... Pero lo peor, lo más peligroso y lo más problemático, es que políticamente sigamos empeñadxs en vender la idea de que en los tiempos de potencia decreciente en los que obligatoriamente entramos, vamos a poder seguir haciendo lo de siempre, tal cual, sin darnos el batacazo... Hay que felicitarse si es que la Basán viene explorando seriamente otros ámbitos de trabajo más allá de la tecnología de defensa: Es por ahí, y lo mejor, lo más útil y eficiente, es pisar el acelerador en esa dirección con perspectiva y prudencia, pero con firmeza y determinación... Y dejarse de leches, que cada vez queda menos margen de maniobra.

Escribir un nuevo comentario: (Clica aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

26.09 | 19:26

Gracias. Un cordial saludo.

...
17.09 | 10:26

Me gusta

...
30.08 | 16:29

Gracias Carmen. Quedo atenta.

...
06.07 | 00:31

Hola Antonio, si efectivamente tiene que ver con la paleodieta pero desde un análisis científico basado en la bioquímica, la ecología y la antropología...

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO