Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Sureste

NOTA: Esta página tratará sobre los aspectos técnicos relacionados con los servicios ecosistémicos en el  Sureste Ibérico y los aspectos científicos de la biodiversidad del Sureste. El resto de contenidos se pueden ver en la seccion Sureste. En la sección de Diseño Ecosistémico se comentan los aspectos científico técnicos de los ecosistemas del Sureste, principalmente el semiárido y árido.

Nuestros espacios naturales son valiosos recursos que atesoran información bioquímica, genética y ecológica. Profundizar en su estudio, investigar y utilizar sus valores paisajísticos como recursos de atracción turística, actividades recreativas, producción audiovisual, educación ambiental, salud preventiva y sanación ayudaría a establecer un nuevo modelo turístico de calidad coherente con un nuevo modelo productivo basado en la Ecología científica y la tecnoecología.

Amigas y amigos, permítannos presentarles el número 61 de la revista Temas, de Investigación y Ciencia, publicado en el tercer trimestre de 2.010, como monográfico sobre biodiversidad... Ha llovido algo desde entonces pero sus contenidos si.guen teniendo plena vigencia. No resulta fácil encontrar una colección tan amplia de artículos sobre el tema en cuestión reunidos en un solo volumen, con tal profundidad y rigor científico: Creemos que no exageramos al considerarlo una guía teórico-práctica necesaria tanto para quienes deseen iniciarse en los asuntos de la biodiversidad, como actualizar sus conocimientos al respecto o dar plena eficacia a su antigua o nueva militancia conservacionista... De no conseguirlo prestado pueden dirigirse a www.investigacionyciencia.es, donde está disponible tanto la edición digital como la de papel por 6,50 euros cada una. Con lo fuerte que está pegando la biodiversidad en el Sureste Ibérico, y el subidón que se le pronostica, la inversión podría resultar interesante...

"CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

ARQUITECTURA DE LA BIODIVERSIDAD
1: ¿QUE ES UNA ESPECIE?
Hoy se sigue debatiendo al respecto. La aplicación a los microorganismos del concepto de especie, que tampoco es trivial para animales y plantas, tropieza con notables dificultades.
Carl Zimmer.
2: EL CÓDIGO DE BARRAS DE LA VIDA.
Las etiquetas de ADN, inspiradas en los códigos de barras comerciales, proporcionaría un medio rápido y barato para la identificación de especies.
Mark Y. Stoeckle y Paul D. N. Herbert.
3: LA RAREZA DE LAS ESPECIES.
Una especie es rara o común según su extensión geográfica, abundancia local, especificidad del hábitat y ocupación de éste. El estudio de la rareza nos informa sobre la biodiversidad y facilita la planificación de acciones conservacionistas.
José María Rey Benayas.
4: REDES MUTUALISTAS DE ESPECIES.
Las interacciones entre las plantas y los animales que las polinizan y dispersan sus semillas forman complejas redes de interdependencias que constituyen la arquitectura de la biodiversidad.
Jordi Bascompte y Pedro Jordano.

BIODIVERSIDAD AMENAZADA
5: LA EXTINCIÓN DE LAS ESPECIES.
Ignoradas en general por los políticos, las advertencias de los ecólogos sobre la actual extinción en masa se recibe con escepticismo en determinados círculos. Resulta harto difícil conocer las dimensiones de la mortandad, la naturaleza de su alcance y la forma de detenerla.
W. Wayt Gibbs.
6: MARES ESQUILMADOS.
La sobrepesca ha reducido radicalmente las poblaciones de peces, en particular las de grandes especies depredadoras, hasta un mínimo nunca visto.
Daniel Pauly y Reg Watson.
7: ESPECIES INVASORAS.
Se acusa a menudo a las especies invasoras de perjudicar a los ecosistemas. En realidad, suele ser la alteración de estos últimos, asociada a la actividad humana, lo que conlleva la expansión de ciertas especies, ya sean exóticas o autóctonas.
Robert Barbault y Anne Teyssedre.

RECUPERACIÓN Y CONSERVACIÓN
8: CONSERVACIÓN DE LAS PLANTAS DE INTERÉS FORESTAL.
Se han ideado y experimentado diversos métodos de propagación y de conservación de especies vegetales del bosque mediterráneo en recesión o peligro de extinción.
Antonio Troncoso de Arce y otros.
9: RECUPERACIÓN DE LA FAUNA PLEISTOCÉNICA.
Un proyecto para la recuperación de animales que desaparecieron de Norteamérica hace 13.000 años ofrece un programa optimista para la conservación en el siglo XXI.
C. Josh Donlan.
10: CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD.
De la investigación sobre la distribución geográfica de la biodiversidad y sobre el riesgo de extinción de especies pueden extraerse planes de conservación eficaces y económicamente viables.
Stuart L. Pimm y Clinton Jenkins.
11: EL HOMBRE EN LOS PROGRAMAS DE CONSERVACIÓN.
Enfrentar la naturaleza y la biodiversidad contra las personas carece de sentido. Nuestra salud y bienestar debería situarse en el centro de las medidas proteccionistas.
Peter Kareiva y Michelle Marvier."

"Para mantener la biodiversidad, debemos proteger los enclaves que albergan una mayoría de especies en peligro. Se han identificado 25 de estos "puntos calientes" en todo el globo y áreas de selva virgen."
Investigación y Ciencia
Artículo "Conservación de la Biodiversidad" Noviembre 2005


Uno de estos 25 "puntos calientes" es el Sureste Ibérico.

¿Qué es Biodiversidad?

Biodiversidad o diversidad biológica es, según el Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica, el término por el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y los patrones naturales que la conforman, resultado de miles de millones de años de evolución según procesos naturales y también de la influencia creciente de las actividades del ser humano. La biodiversidad comprende igualmente la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie que permiten la combinación de múltiples formas de vida, y cuyas mutuas interacciones con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el planeta.

El término «biodiversidad» es un calco del inglés «biodiversity». Este término, a su vez, es la contracción de la expresión «biological diversity» que se utilizó por primera vez en septiembre de 1986 en el título de una conferencia sobre el tema, el National Forum on BioDiversity, convocada por Walter G. Rosen, a quien se le atribuye la idea de la palabra.[1]

La Cumbre de la Tierra celebrada por Naciones Unidas en Río de Janeiro en 1992 reconoció la necesidad mundial de conciliar la preservación futura de la biodiversidad con el progreso humano según criterios de sostenibilidad o sustentabilidad promulgados en el Convenio internacional sobre la Diversidad Biológica que fue aprobado en Nairobi el 22 de mayo de 1992, fecha posteriormente declarada por la Asamblea General de la ONU como Día Internacional de la Biodiversidad. Con esta misma intención, el año 2010 fue declarado Año Internacional de la Diversidad Biológica por la 61.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2006, coincidiendo con la fecha del Objetivo Biodiversidad 2010.

 

Si en el campo de la biología la biodiversidad se refiere al número de poblaciones de organismos y especies distintas, para los ecólogos el concepto incluye la diversidad de interacciones durables entre las especies y su ambiente inmediato o biotopo, el ecosistema en que los organismos viven. En cada ecosistema, los organismos vivientes son parte de un todo actuando recíprocamente entre sí, pero también con el aire, el agua, y el suelo que los rodean.

Se distinguen habitualmente tres niveles en la biodiversidad

- Genética o diversidad intraespecífica, consistente en la diversidad de versiones de los genes (alelos) y de su distribución, que a su vez es la base de las variaciones interindividuales (la variedad de los genotipos).

  • Específica, entendida como diversidad sistemática, consistente en la pluralidad de los sistemas genéticos o genomas que distinguen a las especies.
  • Ecosistémica, la diversidad de las comunidades biológicas (biocenosis) cuya suma integrada constituye la biosfera.

Hay que incluir también la diversidad interna de los ecosistemas, a la que se refiere tradicionalmente la expresión diversidad ecológica.

La biodiversidad aparente que muestran los registros fósiles sugiere que unos pocos millones de años recientes incluyen el período con mayor biodiversidad de la historia de la Tierra. Sin embargo, no todos los científicos sostienen este punto de vista, ya que no es fácil determinar si el abundante registro fósil se debe a una explosión de la biodiversidad, o —simplemente— a la mejor disponibilidad y conservación de los estratos geológicos más recientes.

 

La mayoría de los biólogos coinciden sin embargo en que el período desde la aparición del hombre forma parte de una nueva extinción masiva, el evento de extinción holocénico, causado especialmente por el impacto que los humanos tienen en el desarrollo del ecosistema. Se calcula que las especies extinguidas por acción de la actividad humana es todavía menor que las observadas durante las extinciones masivas de las eras geológicas anteriores. Sin embargo, muchos opinan que la tasa actual de extinción es suficiente para crear una gran extinción masiva en el término de menos de 100 años. Los que están en desacuerdo con esta hipótesis sostienen que la tasa actual de extinción puede mantenerse por varios miles de años antes que la pérdida de biodiversidad supere el 20 % observado en las extinciones masivas del pasado.

Se descubren regularmente nuevas especies —un promedio de tres aves por año— y muchas ya descubiertas no han sido aún clasificadas: se estima que el 40 % de los peces de agua dulce de Sudamérica permanecen sin clasificación.

 

Importancia de la biodiversidad

El valor esencial y fundamental de la biodiversidad reside en que es resultado de un proceso histórico natural de gran antigüedad. Por esta sola razón, la diversidad biológica tiene el inalienable derecho de continuar su existencia. El hombre y su cultura, como producto y parte de esta diversidad, debe velar por protegerla y respetarla.

Además la biodiversidad es garante de bienestar y equilibrio en la biosfera. Los elementos diversos que componen la biodiversidad conforman verdaderas unidades funcionales, que aportan y aseguran muchos de los “servicios” básicos para nuestra supervivencia.

Finalmente desde nuestra condición humana, la diversidad también representa un capital natural. El uso y beneficio de la biodiversidad ha contribuido de muchas maneras al desarrollo de la cultura humana, y representa una fuente potencial para subvenir a necesidades futuras.

Considerando la diversidad biológica desde el punto de vista de sus usos presentes y potenciales y de sus beneficios, es posible agrupar los argumentos en tres categorías principales:

El aspecto ecológico

 

Hace referencia al papel de la diversidad biológica desde el punto de vista sistémico y funcional (ecosistemas). Al ser indispensables a nuestra propia supervivencia, muchas de estas funciones suelen ser llamadas “servicios”:

Los elementos que constituyen la diversidad biológica de un área son los reguladores naturales de los flujos de energía y de materia. Cumplen una función importante en la regulación y estabilización de las tierras y zonas litorales. Por ejemplo, en las laderas montañosas, la diversidad de especies en la capa vegetal conforma verdaderos tejidos que protegen las capas inertes subyacentes de la acción mecánica de los elementos como el viento y las aguas de escorrentía. La biodiversidad juega un papel determinante en procesos atmosféricos y climáticos. Muchos intercambios y efectos de las masas continentales y los océanos con la atmósfera son producto de los elementos vivos (efecto albedo, evapotranspiración, ciclo del carbono, etc.).

La diversidad biótica de un sistema natural es uno de los factores determinantes en los procesos de recuperación y reconversión de desechos y nutrientes. Además algunos ecosistemas presentan organismos o comunidades capaces de degradar toxinas, o de fijar y estabilizar compuestos peligrosos de manera natural.

Aún con el desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales, la diversidad biológica es indispensable para mantener un buen funcionamiento de los agroecosistemas. La regulación trofodinámica de las poblaciones biológicas solo es posible respetando las delicadas redes que se establecen en la naturaleza. El desequilibrio en estas relaciones ya ha demostrado tener consecuencias negativas importantes. Esto es aún más evidente con los recursos marinos, donde la mayoría de las fuentes alimenticias consumidas en el mundo son capturadas directamente en el medio. La respuesta a las perturbaciones (naturales o antrópicas) tiene lugar a nivel sistémico, mediante vías de respuesta que tienden a volver a la situación de equilibrio inicial. Sin embargo, las actividades humanas han aumentado dramáticamente en cuanto a la intensidad, afectando irremediablemente la diversidad biológica de algunos ecosistemas y vulnerando en muchos casos esta capacidad de respuesta con resultados catastróficos.

La investigación sugiere que un ecosistema más diverso puede resistir mejor a la tensión medioambiental y por consiguiente es más productivo. Es probable que la pérdida de una especie disminuya la habilidad del sistema para mantenerse o recuperarse de daños o perturbaciones. Simplemente como una especie con la diversidad genética alta, un ecosistema con la biodiversidad alta puede tener una oportunidad mayor de adaptarse al cambio medioambiental. En otros términos: cuantas más especies comprende un ecosistema, más probable es que el ecosistema sea estable. Los mecanismos que están debajo de estos efectos son complejos y calurosamente disputados. Sin embargo, en los recientes años, se ha dejado claro que realmente hay efectos ecológicos de biodiversidad.

Una elevada disponibilidad de recursos en el ambiente favorece una mayor biomasa, pero también la dominancia ecológica y frecuentemente ecosistemas relativamente pobres en nutrientes presentan una mayor diversidad, algo que es cierto sistemáticamente en los ecosistemas acuáticos. Una mayor biodiversidad permite a un ecosistema resistir mejor a los cambios ambientales mayores, haciéndolo menos vulnerable, más resiliente por cuanto el estado del sistema depende de las interrelaciones entre especies y la desaparición de cualquiera de ellas es menos crucial para la estabilidad del conjunto que en ecosistemas menos diversos y más marcados por la dominancia.

Fuente: Wikipedia

 

 

Foto: Rambla de la Fuente Vieja. En esta reducida sección del paisaje hay por lo menos 6 especies botánicas diferentes...
Muflón corso, sobrepoblando la sierra occidental de Cartagena...se hace imperativa la gestión de las poblaciones.
"Para conservar la biodiversidad, debemos primero identificar los enclaves críticos y luego protegerlos. Pero, ¿podemos comer y,a la vez, mantener la biodiversidad? Sí. ¿Acaso salvar especies requiere el retorno de la humanidad a un estilo ...de vida preindustrial? No. Los costes asociados a la conservación de la biodiversidad son enormes; también los beneficios."
Investigación y Ciencia. Noviembre 2005.
Artículo "Conservación de la biodiversidad".
 

Las 4 R's de la Biodiversidad

1. Retener (es decir, proteger) poblaciones, especies y hábitats de importancia ecológica.
2. Restaurar los hábitats que han sido degradados.
3. Reemplazar los hábitats que se han perdido.
4. Recuperar las especies que están en peligro.

Geovida Sustentable

ESTRATEGIAS PARA LA BIODIVERSIDAD

Podemos distinguir cuatro tipos de proyectos medioambientales relacionados directamente con la preservación de la biodiversidad. Estos se corresponden con diferentes niveles de elaboración teórica e intervención práctica, y a grandes rasgos, también con las etapas históricas por las que han ido pasando los movimientos conservacionistas. Cada uno de ellos responde a problemáticas distintas y es de aplicación óptima en según que casos. Conviene por lo tanto considerarlos opciones complementarias.

RESERVAS ESPECÍFICAS
Partiendo de un catálogo de especies amenazadas, ordenadas por grado de peligro, y de mapas de distribución de las mismas, es posible establecer prioridades a la hora de dotar al territorio de estatutos de protección diferenciados. Estos han de aplicarse a zonas lo suficientemente grandes como para contener poblaciones viables de las especies en cuestión. Las restricciones de uso que en cada caso se establezcan han de ser coherentes con las características y el nicho de la especie o especies a preservar.

PUNTOS CALIENTES 
Dado que, salvo excepciones, cualquier especie biológica podría verse amenazada en un futuro, conviene poner en marcha medidas preventivas que alejen a todas ellas de riesgos tanto potenciales como actuales. Desde esta perspectiva la atención ha de fijarse en las zonas que contengan más densidad de especies, ya que en estas es posible asegurar un número máximo de ellas, protegiendo con intensidad variable porciones de territorio de diferente amplitud.

SERVICIOS ECOSISTÉMICOS
Una de las mayores dificultades a las que han de enfrentarse los proyectos medioambientales es la oposición de poblaciones locales. Para revertir esta se suele recurrir a compensaciones económicas a cuenta de las arcas públicas o de patrocinadores privados, lo que no siempre es viable en tiempos de crisis y de potencia decreciente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los ecosistemas pueden pagar su propia protección aportando a dichas poblaciones diversos productos y servicios.

RECONSTRUCCIÓN BIOLÓGICA
El progresivo e inevitable encarecimiento de la energía, y la consiguiente caída generalizada de potencia, aconsejan desarrollar sistemas productivos cada vez más eficientes e independientes. Los ecosistemas producen y almacenan de forma autónoma y automática alimentos vegetales y animales, materiales diversos y combustibles. La reconstrucción de la vegetación, el suelo orgánico y la fauna en lugares degradados resultarán fundamentales para el desarrollo óptimo de economías postindustriales.

REDES DE ESPECIES
Cuanto más sepamos acerca de la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas, más precisas y eficaces podrán ser las actuaciones encaminadas tanto a preservar la biodiversidad, como a organizar de forma sostenible su uso y despliegue. A partir de las relaciones antagónicas y de colaboración que establecen entre sí las especies biológicas, se configuran complejas redes ecosistémicas. Estas pueden ser gestionadas mediante intervenciones eficaces y baratas de efectos previsibles.

¿QUÉ ES UN PUNTO CALIENTE DE BIODIVERSIDAD?

Un punto caliente de biodiversidad o "hotspot " (anglicismo utilizado con frecuencia en idioma español) es un área del territorio donde hay una especial concentración de biodiversidad.

CONCEPTO

Región biogeográfica con una alta biodiversidad amenazada. El término fue acuñado por Norman Myers en el año 1988 y puesto en relevancia o reintroducido en el año 2000. Desde entonces las citas a los artículos de Myers y sus colaboradores así como la aparición del mismo término hotspot en artículos científicos se ha multiplicado exponencialmente.

En el artículo original de Myers, éste identificaba diez hotspots asociados a bosques tropicales y los definía como zonas de elevada biodiversidad caracterizadas por niveles excepcionales de endemismos y perdidas importantes del área del hábitat en cuestión.

La organización conservacionista Conservation International comúnmente abreviado como CI, tomó el concepto de hotspot como línea de trabajo institucional en 1989. En 1996 realizó un replanteamiento del término y estableció características cuantitativas en su definición para ayudar a identificar los hotspots.
Mapa de hotspots de biodiversidad.

Para determinar una región como hotspot esta debe cumplir dos criterios estrictos: primero, debe contener al menos 1.500 especies endémicas de plantas vasculares (lo que supone menos de un 0,5 % del total de plantas vasculares identificadas en la Tierra); segundo, debe haber sufrido una perdida de superficie de hábitat de al menos un 70% de su superficie original. CI hace una revisión periódica de estos hotspots. En la última que data del año 2004 señala 34 hotspots que son los siguientes:   Provincia florística californiana, Cuenca mediterránea y el Cáucaso, entre otros ( Polinesia-Micronesia,  Mesoamérica,  Islas del Caribe,  Tumbes-Chocó-Magdalena, Andes tropicales,  Chile Central, Bosque atlántico de Brasil, Cerrado de Brasil, Karoo de Suculentas en  Maputaland-Pondoland-Albany en Sudáfrica,  El Cabo, Madagascar y las islas indias oceánicas,  Bosques costeros del este de África,  Este Afromontano,  bosques de Guinea en África Occidental, Iran-Anatolia, Mountañas de Asia central,  Himalaya, Ghats Occidentales y Sri Lanka,  Mountañas del sudeste de China,  Indo-Burma,  Sondalandia,  Filipinas,  Wallacea,  Sureste australiano,  Japón,  Islas de Melanesia este,  Nueva Caledonia, y Nueva Zelanda.


En estos puntos viven un total de 150.000 especies de plantas (el 50% del total mundial) y 22.022 vertebrados terrestres (el 77%).

 

Hotspots y conservacionismo

La utilización del término hotspot se ha extendido paulatinamente en los últimos años entre la comunidad científica y la sociedad. Con ello también se ha producido un fenómeno de extensión del concepto a todas las escalas a las que se práctica la conservación, geográficamente desde la escala global original a las escalas nacionales, regionales y locales; y conceptualmente desde las especies endémicas hacía todas las especies objeto de conservación, especies endémicas pero también amenazadas, carismáticas incluso a un nivel de gestión más económico a especies cinegéticas.

Los hotspot son una herramienta conservacionista en boga. Su identificación y jerarquización permiten priorizar a la hora de la toma de decisiones en política de conservación del medio ambiente. Hay otros intrumentos de trabajo parecidos, también consistentes en la identificación, catalogación y jerarquización de puntos interesantes de cara a la conservación, como por ejemplo las ecorregiones propuestas por WWF.  Normalmente, aunque los sistemas de trabajo y los criterios de selección sean diferentes dado que los objetivos últimos son parecidos si no iguales las áreas a proteger propuestas coinciden en gran medida trabajando con unos y con otros instrumentos.

Fuente: Wikipedia

El aspecto económico.-

Para todos los humanos, la biodiversidad es el primer recurso para la vida diaria. Un aspecto importante es la diversidad de la cosecha que también se llama la agrobiodiversidad.

La mayoría de las personas ve la biodiversidad como un depósito de recursos útil para la fabricación de alimentos, productos farmacéuticos y cosméticos. Este concepto sobre los recursos biológicos explica la mayoría de los temores de desaparición de los recursos. Sin embargo, también es el origen de nuevos conflictos que tratan con las reglas de división y apropiación de recursos naturales.

Algunos de los artículos económicos importantes que la biodiversidad proporciona a la humanidad son:

  • Alimentos: cosechas, ganado, silvicultura, piscicultura, medicinas. Se han usado las especies de plantas silvestres subsecuentemente para propósitos medicinales en la prehistoria. Por ejemplo, la quinina viene del árbol de la quina (trata la malaria), el digital de la planta Digitalia (problemas de arritmias crónicas), y la morfina de la planta de amapola (anestesia). Los animales también pueden jugar un papel, en particular en la investigación. Se estima que de las 250.000 especies de plantas conocidas, se han investigado sólo 5.000 para posibles aplicaciones médicas.
  • Industria: por ejemplo, fibras textiles, madera para coberturas y calor. La biodiversidad puede ser una fuente de energía (como la biomasa). La diversidad biológica encierra además la mayor reserva de compuestos bioquímicos imaginable, debido a la variedad de adaptaciones metabólicas de los organismos. Otros productos industriales que obtenemos actualmente son los aceites, lubricantes, perfumes, tintes, papel, ceras, caucho, látex, resinas, venenos, corcho.
  • Los suministros de origen animal incluyen lana, seda, piel, carne, cuero, lubricante y ceras. También pueden usarse los animales como transporte.
  • Turismo y recreación: la biodiversidad es una fuente de riqueza barata para muchas áreas, como parques y bosques donde la naturaleza salvaje y los animales son una fuente de belleza y alegría para muchas personas. El ecoturismo, en particular, está en crecimiento en la actividad recreativa al aire libre. Así mismo, una gran parte de nuestra herencia cultural en diversos ámbitos (gastronómico, educativo, espiritual) está íntimamente ligada a la diversidad local o regional y seguramente lo seguirá estando.

Los ecólogos y activistas ecológicos fueron los primeros en insistir en el aspecto económico de la protección de la diversidad biológica.

La estimación del valor de la biodiversidad es una condición previa necesaria a cualquier discusión en la distribución de sus riquezas. Este valor puede ser discriminado entre valor de uso (directo como el turismo o indirecto como la polinización) y valor intrínseco.

Si los recursos biológicos representan un interés ecológico para la comunidad, su valor económico también es creciente. Se desarrollan nuevos productos debido a las biotecnologías y los nuevos mercados. Para la sociedad, la biodiversidad es también un campo de actividad y ganancia. Exige un arreglo de dirección apropiado para determinar cómo estos recursos serán usados.

La mayoría de las especies tiene que ser evaluada aún por la importancia económica actual y futura. Sin embargo, debemos ser conscientes de que aún nos falta mucho para saber valorar, no sólo lo económico, si no más aún el valor que tiene para los ecosistemas y ese valor o precio no lo podemos ni siquiera imaginar.

Se considera generalmente que la expansión demográfica y económica de la especie humana está poniendo en marcha una extinción masiva, de dimensiones incomparablemente mayores que las de cualquier extinción anterior. Las causas concretas están en la desaparición indiscriminada de ecosistemas, por la tala de bosques, la degradación de los suelos, la contaminación ambiental, la caza y la pesca excesivas,...etc.. La comunidad científica juzga, en general, que tal extinción representa una amenaza para la capacidad de la biosfera para sustentar la vida humana a través de diversos servicios naturales y recursos renovables.

Por ello la comprensión de la biodiversidad cultural en su relación con los ecosistemas es clave, siempre que no se disocien los recursos naturales de su contexto cultural, histórico y geográfico.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

26.09 | 19:26

Gracias. Un cordial saludo.

...
17.09 | 10:26

Me gusta

...
30.08 | 16:29

Gracias Carmen. Quedo atenta.

...
06.07 | 00:31

Hola Antonio, si efectivamente tiene que ver con la paleodieta pero desde un análisis científico basado en la bioquímica, la ecología y la antropología...

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO